Cosas que pueden hacer los caballos y tú no

Hoy publicamos un post muy especial por haber llegado a los 1.000 seguidores en Facebook en poquísimo tiempo. ¡Muchas gracias a todos! Está claro que hay muchos apasionados del mundo equino en las redes que les gusta la información que transmitimos.

Desde EquusLine hemos decidido hacer un post distinto. Un artículo informativo y, a la vez, más curioso, poniéndonos frente a frente con nuestro mejor amigo: el caballo.

¿Te imaginas a un hombre haciendo lo que hace un caballo? Nosotros lo hemos pensado y, aunque tenemos cosas mejores que los caballos, hay algunas situaciones en las que el caballo nos supera ampliamente. De esta manera, vamos a ver algunas cosa que los caballos pueden hacer y que nosotros no.

Rozar los 90 Km/h

¡Menos mal que no tenemos que correr para sobrevivir! Si no, lo llevaríamos crudo.

Cuando hablamos de velocidad del ser humano, a todos nos viene la imagen de Usain Bolt: el hombre más rápido del planeta. Pues bien, en su récord de 100 metros lisos -con una marca de 9,58 segundos- llegó a recorrer la distancia de entre 60 y 80 metros a la velocidad de 44,7 Km/h. Impresionante, ¿no?

usain bolt

Algunos estudios de investigación han determinado que el ser humano podría alcanzar, en condiciones perfectas y según su fisionomía, los 64 Km/h. Mucho más.

Pues bien, frente a los caballos de carreras purasangre seguiríamos siendo lentos, muy lentos. Esta raza de caballos, de las cuál os hablamos en este artículo sobre Seabiscuit, puede alcanzar los 88 Km/h. ¡Una barbaridad!

velocidad caballo

Andar nada más nacer

Los potros, al igual que otros mamíferos, comienzan a andar al poco tiempo de haber nacido. Cuestión de horas.

En nuestro caso, ya sabemos que nos cuesta mucho más tiempo. ¿Por qué somos bípedos? Pues no exactamente, ya que gatear, que sería el mayor símil a la situación de los potros, nos cuesta normalmente unos seis meses.

potro caminando

Parece mentira porque somos, en teoría, la especie más evolucionada, pero la razón de este hecho está en nuestro poco desarrollo cerebral al nacer, el cual es muy inferior al de otros mamíferos. Por eso, somos mucho más dependientes de nuestras madres.

Girar las orejas 180º

Seguro que al ver este enunciado has intentado mover las orejas. Nosotros también lo hemos intentado y ha sido bastante ridículo ;). Como mucho, habrás conseguido levantarlas un poco.

giro orejas caballo

El caballo, sin embargo, tiene una capacidad espectacular para mover las orejas. Sus 13 diferentes músculos en esta zona le permiten girarlas algo más de 180º. ¡Más de media vuelta!

Visión lateral

Una virtud que sólo se le presupone a los deportistas de élite: la visión lateral o periférica. Nos alerta de objetos en nuestro entorno donde no focalizamos nuestra visión. Una persona común solo detecta este tipo de objetos en una situación de alarma, al no haber ejercitado la visión lateral de forma frecuente.

ojos caballos

Pues bien, tal y como vimos en este post sobre la visión del caballo, la visión lateral le viene de serie. La colocación de sus ojos hace que tengan una visión mucho más periférica que los seres humanos, pudiendo ver por completo, salvo en la parte frontal y trasera, sus puntos ciegos.

Está claro que nosotros tenemos una visión frontal que los caballos no podrían ni imaginar, ¡pero aquí estamos para hablar de las virtudes del caballo!

Permanente crecimiento dental

¿Te imaginas que tus dientes estuvieran en permanente crecimiento? No tendríamos mandíbula suficiente al final de nuestras vidas para tener la boca cerrada. Como poco, se nos pondría dentadura de caballo ;).

dientes caballos

Esto es precisamente lo que les sucede a los caballos, cuyo crecimiento dental es permanente. De ahí que la mejor manera de determinar la edad de un caballo que no conocemos sea, precisamente, revisando su dentadura.

Dormir de pie

Puede que hayas visto alguna vez a alguien de pie con los ojos cerrados durante un tiempo. ¿Estará durmiendo? Pues no, estará somnoliento o pensando profundamente, como mucho. Como animales bípedos, nuestra estabilidad no es la más adecuada para dormir de pie. Ponte a pensar por un momento, ¿qué talla de pie necesitaríamos para poder hacerlo? Sería imposible.

El caballo puede dormir de pie, pero es que los caballos no duermen como los seres humanos, a pierna suelta. Duermen y descansan durante cortos períodos de tiempo, pero no llegan a alcanzar el sueño profundo que logramos los seres humanos. Esto no significa que no puedan dormir tumbados. También lo hacen.

caballo durmiendo

Seguro que estás pensando que esto se debe a que puede dormir sobre 4 patas y no 2 como nosotros. Lo más curioso es que los caballos duermen de pie sin apoyar las 4 patas por completo. Lo hacen apoyando 3 por completo y sólo la parte delantera del casco de una de las patas traseras para no forzar sus tendones.

Como en otras muchas diferencias que os hemos mostrado, el espíritu de supervivencia es clave. La razón detrás de la especial forma de los caballos de conciliar el sueño se debe a que, como otros animales acostumbrados a vivir en campo abierto, deben de estar siempre vigilantes ante el ataque de un depredador y, dado el caso, ¡salir al galope!

25 litros de agua al día

Es evidente que, por cuestiones como nuestro tamaño de cuerpo y peso, no tenemos la capacidad de beber ni comer como los caballos.

En el caso de la ingesta de líquidos, los caballos pueden llegar a beber hasta 25 litros de agua al día. No sabemos si algún ser humano ha intentado, siquiera, esta temeridad porque estamos seguros de que no estaría vivo para contarlo.

caballos bebiendo agua

Para que el organismo en los riñones o corazón no sufran, una persona no debe ingerir más de 7,5 litros de agua al día. Una cantidad que, ya de por sí, es desproporcionada para nuestro cuerpo.

Como podéis ver, nuestros amigos equinos guardan algunas características con las que logran cosas que nosotros ni imaginaríamos. ¡El caballo es, definitivamente, un animal increíble!

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

Compártelo!!!
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *