Maneras de que el caballo confíe en ti

En muchas ocasiones, os hemos hablado de las enormes virtudes que tiene un caballo. El caballo es un animal tranquilo y con buena memoria. Esto hace que si ha tenido alguna mala experiencia con alguien denote cierta desconfianza. ¡Pues bien! Hoy precisamente vamos a hablar de cómo ganarnos la confianza de nuestro caballo, una forma de conseguir que el adiestramiento del animal sea lo más satisfactorio.

La confianza se gana con el tiempo

Ésta es la principal premisa que tienes que seguir si quieres ganarte la confianza de tu caballo. Al igual que con otros animales -y los propios seres humanos- las relaciones duraderas se fraguan mediante el contacto constante.

confianza caballos

Por eso, lo principal es que pases mucho tiempo con él. Visítalo siempre que puedas, simplemente para hacerle compañía. Recuerda que también puedes ayudar en su cuidado.

Paciencia

La confianza no se gana en el primer minuto, como sabemos. Que un caballo, u otro animal, confíe en nosotros y nos haga caso, dependerá en buena medida del grado de paciencia que tengamos cuando estemos con él.

Además, una actitud calmada se transmite en el animal. Si tú mismo estás nervioso cuando estás interactuando con él, lo único que conseguirás es que el caballo también se ponga nervioso.

Acercarse al caballo

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el caballo es un animal muy tranquilo. Alterar este estado es generar desconfianza. Sí o sí. Por eso, tenemos que cuidar hasta el más mínimo detalle, comenzando en el modo en el que nos acercamos a éste.

acercamiento caballo

Tal y como vimos en este artículo, la visión del caballo es periférica. Al tener los ojos situados a los lados de la cara, y no de manera frontal como nos sucede a los seres humanos, su visión es eminentemente lateral. Esto hace que tenga nula visibilidad en su parte trasera, algo lógico, y también un punto negro de visibilidad en su parte frontal.

Así, cuando nos acerquemos al caballo, sin asustarle, deberemos de hacerlo donde tiene su campo de visión, por el lado. Sucede lo mismo cuando lo paseamos. ¿Te imaginas que lo paseamos estando detrás del animal? Eso no lo hace nadie con un mínimo de experiencia porque además, si se asusta, puede reaccionar con una coz.

Tono de “conversación”

Conocer tu voz también será importante para poder ganar una mayor confianza. Todos los amantes de los animales les hablan, les dan conversación. ¡Y creednos! Los animales lo agradecen.

conversacion caballo

En el caso de los caballos, si tenemos un tono de voz elevado, tendremos que forzarlo para que no sea así. Dicho de otra manera, tenemos que hablar a nuestro caballo en un tono bajo y suave, con el fin de no alterarlo.

Darle de comer

Ya sabemos que la persona a la que más respeto le tiene siempre es a aquel que le da de comer, por lo que darle alimentos le generará bienestar. Puedes probar a darle frutas, como la manzana, el albaricoque o piñas, así como vegetales, como la consabida zanahoria o calabaza, por ejemplo.

dar comer caballo

Para darle de comer, primero tienes que acercarle la pieza de fruta a la nariz para que te huela. Si notas que dándole estas piezas, el caballo no se siente cómodo, puedes dejarlas en el suelo para que él mismo las ingiera.

Acariciar y cepillar al caballo

El contacto tranquilo se transmite directamente al caballo. Por eso, son tan dóciles cuando se les acaricia. Siempre que se les visite, acariciarle suavemente puede ser una buena manera de que siempre te relacione con la tranquilidad, lo que es algo muy positivo.

acariciar caballo

Sin embargo, hay que saber cómo acariciar a un caballo antes de nada, puesto que hay ciertas zonas que es mejor no acariciar y porque hay que hacerlo paso a paso. En primer lugar, al igual que con la comida, hay que acercar la mano hacia la nariz del caballo para que éste la huela y te relacione con el olfato en posteriores ocasiones. Posteriormente, se acaricia las zonas que le son más agradables al caballo, como es el cuello, la espalda y el muslo.

Cepillarle es otra forma de estar en contacto con el animal. Te recomendamos que lo cepilles siempre que lo visites y, si no se altera, sin atarlo. Si no es con el cepillo, puedes pasarle los dedos suavemente.

Dar un paseo

Caminar junto a tu caballo también puede ser de gran ayuda para generar una mayor confianza. Pasea junto con él por la finca, al principio. Con el tiempo, podrás pasear con el por el campo.

¿Cómo sabrás el aumento de confianza? Seguramente porque el caballo cada vez querrá dar un paseo más largo. De hecho, él te marcará el límite hasta dónde quiere llegar y que no deberías forzar. Si no, le pondrás nervioso.

A la hora de caminar con el caballo, procura no alejarte demasiado de él, sobre todo si estáis en un terreno que no conoce, puesto que se asustará.

Montar a caballo

Quizás es el momento donde se demuestra si te has ganado totalmente la confianza del caballo.

Comenzar a montar a tu caballo es todo un reto, en el que tienes que empezar, cómo no, poco a poco. Empezaremos enseñándole la cabezada, así como su montura, para que reconozca los objetos e incluso los olfatee. Posteriormente, y con sumo cuidado, le pediremos que flexione un poco el cuello para poder colocarle la cabezada.

montar caballo

El proceso para llegar a montar a caballo con toda seguridad, para el jinete y el caballo, lo veremos de forma pormenorizada en otro artículo. ¡Estad atentos!

Ya sabéis, ganarse la confianza de un caballo requerirá de mucho esfuerzo, tiempo y paciencia. Eso sí, os tenemos asegurado una cosa, ¡la recompensa bien vale la pena!

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

Compártelo!!!
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *