¡Hola a todos! En el artículo de hoy os vamos a hablar sobre la tiña en caballos, una enfermedad producida por una infección y que afecta a tejido queratinizado, el pelo y el estrato córneo.

Veremos qué es exactamente la tiña, así como quiénes son los causantes de la enfermedad, cómo curarla y cómo prevenirla, ¿estáis preparados?

tiña caballos

Dermatofitosis equina, ¿qué es?

Aunque sea comúnmente conocida como tiña equina, el diagnóstico clínico de esta enfermedad se conoce como la dermatofitosis equina.

dermatofitosis

Hablamos de un problema muy común en el mundo de los caballos, una enfermedad que se presenta en la piel de los equinos y que muchas veces se confunde con otras molestias.

Los caballos de todas las edades pueden verse infectados por esta enfermedad, si bien es cierto que en el caso de los caballos menores de 2 años puede acarrearles más problemas, debido a  los problemas que puede generar en su correcto desarrollo.

Signo clínico de la tiña equina

Por eso, conviene saber exactamente cuando estamos hablando de la dermatofitosis equina, sabiendo detectar correctamente su signo clínico.

La característica principal de la tiña en los caballos se presenta mediante la forma de las manchas, calvas o costras que se producen en la piel del animal.

Estas formas suelen ser esféricas, mientras que las costras suelen mostrar una lesión anular clásica en la que la parte central tiene una costra mucho más gruesa que la zona periférica de la herida.

enfermedades piel caballos

La alopecia se muestra de manera irregular, pero bien delimitada, con múltiples lesiones a lo largo del área infectada.

Estas lesiones se suelen mostrar en el cuello, cara y la zona lateral del dorso, y suele ser muy poco común en las patas, crin o la cola.

Además, hay que tener en cuenta que en zona con climas templados, la infección de estos hongos es más común durante los meses de otoño e invierno, mientras que en climas tropicales aumenta durante las épocas lluviosas.

Diagnóstico de la dermatofitosis

Como ya hemos comentado, la tiña se puede confundir con otras enfermedades que se generan en la piel del caballo. Por ejemplo, si las lesiones en la piel se producen en la cuartilla del caballo, existen múltiples posibilidades que no permitan una conclusión clara.

Es más, la complejidad en los síntomas de la dermatofitosis se debe a que puede variar su cuadro en el período de incubación de la enfermedad, que va desde los 6 días hasta las 6 semanas.

trichophyton equinum

Para determinar correctamente cuál es el hongo que produce la enfermedad, una de las opciones es realizar un examen microscópico de pelos arrancados y que tienen un índice de eficacia de entre el 54 y el 64%. Sin embargo, esta prueba puede dar falsos positivos y falsos negativos.

Así, la forma definitiva para determinar la infección es realizando una biopsia del cultivo, especialmente cuando se realiza sobre escamas y costras.

Infección de la tiña en caballos

El causante de la dermatofitosis equina es un hongo. Es decir, la tiña es una micosis.

En este caso, hablamos de hongos dermatofitos, de ahí el nombre de su enfermedad. Son hongos que tienen afinidad hacia la queratina, por lo que tienen una gran capacidad para parasitar piel, pelo y uñas en los animales. Sí, también en los humanos.

Se distinguen, al menos, tres especies que pueden ser las causantes de esta enfermedad en los caballos: Microsporum,  Trichophyton  o Epidermophyton.

¿Cuáles son los hongos que infectan al caballo? Os preguntaréis.

Normalmente, de todos los subgrupos de estas especies, es el hongo Trichophyton equinum el que suele causar esta enfermedad, aunque la Microsporum Equinum también es otra de las posibles “causantes” de la enfermedad.

Transmisión de la tiña

El principal problema de la dermatofitosis equina es su fácil contagio.

Se produce mediante el contacto entre caballos de pelos y escamas infectados y de otros elementos micóticos sobre animales.

Por eso, es muy fácil el contagio a través de los espacios que comparten los caballos, así como los materiales utilizados en la limpieza de los equinos, como cepillos, peines y rasuradoras.

¡Por cierto! La tiña en los caballos se puede transmitir a los humanos, pero en situaciones realmente complejas. Esto se debe a que el hongo que suele infectar a los caballos, el T. equinum equinum, que no afecta a los humanos.

En otros continentes, como en Oceanía, donde prevalece la T. equinum autotrophicum y sí que puede transmitirse a los seres humanos.

Tratamiento

Existen en el mercado diferentes tratamientos para aquellos caballos que se encuentren infectados con la tiña.

Así, se pueden aplicar cremas y lociones con antimicóticos que se aplican en la zona lesionada cada 12 horas aproximadamente.  En ciertos casos, si el producto contiene glucocorticoide. También es recomendable realizar baños con antimicóticos.

Los mejor en estos casos es que vuestro veterinario os recomiende el tratamiento a realizar. Por norma general, suele durar hasta 6 semanas.

Como medida de prevención, recuerda que hay que aislar a los caballos que puedan estar infectados de los demás caballos sanos. También de limpiar todos los espacios compartidos para evitar nuevos contagios.

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares
Abrir chat