Si le hiciéramos a cualquier persona que tenga un perro esta misma pregunta, ¿crees que tu perro te reconoce cuando te ve? La respuesta, con total seguridad, sería sí. Sin embargo, existe un desconocimiento generalizado sobre los caballos y muchos tópicos acerca de éste, como por ejemplo, que no tienen memoria.

La realidad es bien distinta y es que los caballos tienen una memoria fantástica. Otra cosa es que si durante sus primeros años de vida no se les ha tratado con cariño puede que se vuelvan ariscos, algo normal, ¿no? Al igual que ocurre con las personas, es en los primeros años de vida cuando se forja el carácter y depende en gran medida del trato recibido y del entorno en el que creces. Al final, animales y personas tenemos grandes similitudes.

vision caballo

Alfredo Castro Fernández

La visión de un caballo

Algo así sucede con la visión. ¿Ven menos los caballos que los hombres? Lo que es seguro es que vemos de forma diferente y, en algunos aspectos, se podría decir que también vemos mejor.

Para ello, sólo nos tenemos que fijar en el lugar donde están situados los ojos del caballo. Si tienes en mente la cabeza de un caballo, ves que sus ojos están a los lados de la cara, en vez de en frente, ¿verdad?

Pues bien, esta posición de los ojos hace que el caballo tenga una visión más periférica, teniendo como “puntos negros” justo su parte frontal y trasera. De hecho, un dato curioso es que  los caballos de hípica no saltan al ver la valla, si no que han memorizado antes el obstáculo. Ya ves que no son tan desmemoriados como podíamos pensar.

Debido a esta separación, tienen una visión dicromática y monocular. Es decir, con cada ojo ven una cosa distinta, no como nosotros, donde nuestra visión capta de forma conjunta lo que vemos con ambos ojos.

Otro hándicap de la visión del caballo es que carece de profundidad, por lo que tienen muchos más problemas de percepción espacial que nosotros.

Entonces, volviendo a la pregunta que lleva por título este post: ¿los caballos tienen la capacidad de reconocer a sus dueños?

A pesar de tener una visión diferente, estaréis de acuerdo en que el caballo es un animal especialmente sensible y que es capaz de reconocer diferentes rostros humanos siempre y cuando tengan un contacto frecuente. ¿Pueden reconocer a su dueño al verle? La respuesta es sí. Aunque, evidentemente, dependerá del contacto que tenga con él.

reconocimiento caballo

Fernando

Un caballo sano reconocerá, en primer lugar, a su cuidador. Esto es porque suele ser la persona que más tiempo pasa con él, es quien le da de comer. ¿Cómo no va a ser la persona a la que más aprecie?

Si el dueño también cuida habitualmente del caballo, o es el mismo cuidador, puedes estar seguro de que lo reconocerá a primera vista, y no solo a su dueño. Como ya hemos dicho, los caballos son animales muy sensibles y con una gran memoria, por lo que sea o no su dueño, si el jinete es siempre el mismo, no solo lo reconocerá, sino que lo respetará, siempre y cuando el caballo haya recibido un trato óptimo.

“Gato” y “Mancha”, la prueba de que los caballo sí reconocen

La prueba de que los caballos reconocen a las personas y a sus cuidadores está en dos nombres: “Gato” y “Mancha”. Dos caballos criollos argentinos que vivieron una de las hazañas equinas más recordadas.

Nacidos en torno al año 1910, estos dos caballos tenían un carácter muy frío, muy acorde con la climatología de la Patagonia, su procedencia.

Su aventura transcurrió a manos de Aimé Félix Tschiffely, un aventurero suizo y nacionalizado argentino, muy famoso por sus apariciones en publicaciones como National Geographic.

Pues bien, Tschiffely emprendió una ruta de más de 8.500 kilómetros, desde Buenos Aires hasta Washington DC, una distancia jamás cubierta previamente por un caballo. Gato no puedo completar este increíble recorrido, al lesionarse en Ciudad de México, pero Gato sí lo consiguió, después de 3 años y 4 meses, pasando por situaciones intempestivas en cuanto al clima -¡desde -18º a 52º!- y a su recorrido, llegando a pasar por altitudes cercanas a los 6.000 metros sobre el nivel del mar por el Paso del Cóndor.

aime felix tschiffely

Esta hazaña fue tan majestuosa que el 20 de septiembre es el Día del Caballo en Argentina, por la fecha en la que Tschiffely llegó a Washington: el 20 de septiembre de 1928.

Y ahora os preguntaréis: ¿qué tiene que ver esta historia con que el caballo pueda reconocer a su cuidador al verlo?

Tal y como narró posteriormente Tschiffely, “Gato” y “Mancha” regresaron a Buenos Aires, mientras que el aventurero regresó directamente a Suiza desde Washington.

No fue hasta unos años más tarde cuando Tschiffely volvió a ver a sus intrépidos compañeros de viaje en El Cardal, en Buenos Aires. ¿Cuál creéis que fue la reacción de “Gato” y “Mula”? Ambos fueron a su encuentro. No habían olvidado a su cariñoso cuidador.

Ya hemos visto que sí, el caballo reconoce a su dueño y, probablemente, a todas las personas de su entorno que tienen contacto directo con él como son jinetes, cuidadores, mozos, herreros, etc., Pero ¿y si nos hacemos la siguiente pregunta?  ¿Pueden los caballos, además de reconocer a su dueño,  identificar las emociones de su rostro? ¿Qué creéis?

De nuevo, si le hiciéramos esta misma pregunta a cualquier persona que tenga un perro como mascota su respuesta sería sí, mi perro reconoce las emociones de mi rostro. Pero resulta que no es el único animal capaz de entender nuestro estado de ánimo sólo con mirarnos la cara.

Esto lo podemos decir gracias a un equipo británico de investigadores de la Universidad de Sussex, que demostró por primera vez que los caballos son también capaces de identificar si una persona está contenta o enfadada por la expresión de su rostro.

¿En qué consistió el estudio? el estudio se llevó a cabo con 28 caballos a los que se les mostraban fotografías de personas con expresiones alegres o enfadadas y se examinaron las diferentes reacciones espontaneas de los caballos. Hay que decir que los experimentadores no podían ver las imágenes mostradas a los caballos para no condicionar sus reacciones.

Cuando se les mostraban las fotografías de personas enojadas, los caballos miraban más con su ojo izquierdo y esto es un comportamiento asociado a percibir estímulos negativos. Su ritmo cardiaco también aumentaba y mostraban más comportamientos relacionados con el estrés.

Según palabras de una de las investigadoras, la mayor reacción de los caballos a las expresiones negativas se puede deber a que el animal reconozca una amenaza en su entorno y de esta forma se anticipe a un comportamiento humano negativo, como un manejo brusco.

A nosotros nos ocurre lo mismo, podemos intuir por donde va a salir una persona por la expresión de su rostro, ¿verdad?

Volvemos a la conclusión de que animales y personas guardamos grandes similitudes. De lo que no tenemos dudas es que los caballos son animales muy inteligentes y sensibles y de que su comportamiento y carácter dependerán en gran medida del trato que reciban, como todos.

¿Y vosotros? ¿Creéis que vuestro caballo os reconoce? Ya sabéis, si estáis enfadados por algo, procurad cambiar la cara ahora que sabéis que vuestro caballo os lee la expresión de vuestro rostro:).

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares
Abrir chat