¡Hola de nuevo! Hoy, en nuestro blog de EquusLine, os vamos a hablar de una enfermedad vírica archiconocida en el mundo del caballo: la anemia.

La anemia en caballos, conocida como la anemia infecciosa equina (AIE), se produce a través de un virus, causando diferentes problemas para nuestro amigo.

La buena noticia de esta enfermedad -si la tiene- es que el último brote que se conoce en España data de 1983, aunque se han conocido casos más recientes en otros países europeos como, por ejemplo, Bélgica.

La mala, entre otras muchas, es que es una enfermedad crónica y de muy fácil contagio, por lo que tras determinar dicha enfermedad, en España es obligatorio sacrificar al animal.

anemia infecciosa equina

En este post, os vamos a hablar sobre esta enfermedad, centrándonos en las causas de contagio  y síntomas para poder determinar la anemia. Por si no lo sabíais, tenéis que saber que la anemia es de declaración obligatoria en España. No en vano, entre un 30 y un 70% de los caballos portadores acaban muriendo de esta enfermedad.

De igual manera, el virus de la anemia infecciosa equina puede afectar al hombre, provocándole enfermedades intestinales.

Transmisión de la anemia equina

Si bien es cierto que la única fuente conocida de la anemia son los propios equinos, sí que sabemos cuál es el virus que lo contagia, gracias a los análisis que se realizan en los animales.

El virus que provoca la anemia del caballo es del tipo Lentivirus. En concreto, de la familia Retroviridiae.

transmision anemia caballos

Hay diferentes vías de transmisión de la anemia infecciosa equina. Una de ellas es a través de los insectos, como mosquitos por ejemplo, que mediante su picadura transmiten el virus de unos caballos a otros. Otra forma de que se transmita la anemia es mediante la mala utilización de jeringuillas que se hayan usado en caballos infectados y posteriormente se utilicen en caballos sanos.

Por último, debemos de tener en cuenta que también se traspasa de un caballo a sus progenitores, por lo que un hijo de una yegua portadora también llevará consigo este virus.

Por eso, es fundamental el rápido diagnóstico de este virus.

Síntomas

Los síntomas de la anemia infecciosa equina son muy variados. ¡Pero ojo!, no todos los caballos con este virus tienen síntomas clínicos para que se detecte.

Uno de los síntomas más comunes es el de fiebre alta. Puede ser de forma continua o bien de forma puntual. También tienen tendencia a bajar de su peso normal, a pesar de que sigan comiendo con normalidad.

anemia equina sintomas

Otros síntomas que podemos encontrar en un caballo infectado son su rápida fatiga y debilitamiento, así como la depresión o la respiración acelerada. Pueden también sufrir diarreas y enrojecimiento de los ojos.

Para cerciorarnos al 100% de que el caballo sea portador, se debe de realizar un test de Coggins.

¿Qué hacer si un caballo tiene anemia equina?

Como ya hemos comentado anteriormente, es tremendamente complicado que surja un brote de anemia infecciosa en España, pero ha habido casos más recientes en Europa, por lo que nunca se debe dar nada por sentado.

Este terrible virus puede dar tantos problemas que, por desgracia, si un caballo lo padece tiene que ser sacrificado. Esto se tendrá que notificar oficialmente para efectuar las medidas oportunas.

Si se comprueba por el test de Coggins, se tendrá que analizar también a todos los caballos de las cuadras colindantes a las del caballo infectado, habiéndose de asegurar que no hay ningún caballo afectado tras 45 días del último positivo. Además, habrá que desinfectar toda la zona y desinsectizarla.

Esto también es muy importante si vamos a importar caballos de países donde aún exista este virus y no traer caballos infectados que puedan dar lugar a un nuevo brote. Para ello, habrá que saber si la zona donde ha estado el caballo procedente de dicho país ha tenido un brote similar en los últimos 12 meses. La zona a analizar es 30 km. a la redonda.

De igual manera, se tendrá que realizar el test de Coggins 30 días antes de ser importado. Una vez en España, el caballo tendrá que estar 28 días en cuarentena.

Como podéis ver, son numerosas las condiciones para traer un caballo de un país donde siguen habiendo brotes de anemia. Algo normal, ¡pues hay que extremar la precaución al máximo!

La semana que viene también os hablaremos de una enfermedad vírica, en este caso, de la rinoneumonitis equina.

¡Pasad una buena semana!

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares