caballo_arabe_cabecera

Para conocer bien a nuestro caballo y saber lo que podemos esperar de él, es imprescindible conocer los rasgos de su raza. Hoy iniciamos una serie sobre las distintas razas de caballos, en la que repasaremos las características físicas y de temperamento de cada raza con el objetivo de proporcionarte una guía completa de las razas de caballo y permitirte conocer mejor a esta especie animal. Y estrenamos la serie con el caballo árabe, una de las razas de caballo más apreciadas que existen.

El caballo árabe: rasgos generales

caballo_arabe_1

El caballo árabe, como su nombre indica, procede de la zona del Medio Este y es una de las razas de caballo más antiguas de la historia. Está considerado el caballo con mejor disposición física del mundo, por su delicada estructura ósea, sus finos rasgos y su elevada resistencia a las condiciones adversas, algo que en parte se debe al hecho de ser un caballo procedente del desierto, donde las condiciones meteorológicas no son nada fáciles de sobrellevar.

Es un caballo muy polifacético, apto para realizar un gran número de actividades ecuestres, que en su día fue muy usado para la participación en guerras gracias a su extraordinaria resistencia física y su determinación. Durante mucho tiempo se ha utilizado al caballo árabe para mejorar la genética de otras razas de caballo, hasta el punto de que hoy en día todas las razas de caballos que existen tienen trazas de genética árabe.

El caballo árabe: características físicas

caballo_arabe_2

El físico del caballo árabe es fácilmente reconocible por la finura de sus líneas, su perfil cóncavo y sobre todo por su cola en alto, algo que le da un porte altivo y orgulloso. En general, el caballo árabe destaca por:

  • Líneas estructurales muy finas, es un caballo muy elegante
  • Cabeza en forma de cuña, de líneas refinadas
  • Perfil cóncavo
  • Ojos prominentes y hocico pequeño, un “rostro” muy característico
  • Cuerpo compacto, tienden a ser pequeños pero pueden cargar a un jinete sin problema
  • Cola en alto, gracias a la ausencia de la última vértebra
  • Esperanza de vida: 30 años

El caballo árabe: temperamento y carácter

El caballo árabe es un caballo de “sangre caliente”, una expresión que es sinónimo de inteligencia y sensibilidad. En la Antigüedad, los caballos árabes vivieron muy cerca de los humanos, ya que los antiguos beduinos del desierto los metían con ellos en las tiendas durante la noche, y debido a eso es un caballo muy apegado al ser humano y con muchas ganas de complacerle. Todo ello, unido a su gran inteligencia, hace que sea un caballo que aprende rápido y que se comunica muy bien con el jinete.

caballo_arabe_3

El caballo árabe combina suavidad y delicadeza con un carácter fuerte y una enorme resistencia a los retos difíciles. Es una de las pocas razas de caballo a cuyos sementales se permite la participación en competiciones con jinetes menores de 18 años, lo que es indicativo de su sensibilidad y su respeto por el ser humano.

Sin embargo, debido precisamente a sus capacidades, no responde nada bien a los entrenamientos abusivos ni a los malos tratos: es un caballo que exige que se le trate como la criatura inteligente y sensible que es. Su facilidad de percepción y aprendizaje hace que también detecte fácilmente a los jinetes inexpertos y pierda rápidamente su confianza en ellos.

Así que si quieres llevarte bien con tu caballo árabe, preséntate ante él seguro de ti mismo y respetuoso: si eres un jinete que sabe lo que hace, te comunicarás muy fácilmente con él y conseguirás que aprenda muy rápido.

Imágenes | Clicando en cada imagen podréis acceder a su fuente.
Foto de cabecera | Fotolia.

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares
Abrir chat