El caballo percherón es nuestro protagonista en el día de hoy. Un caballo cuyo nombre viene por el lugar donde se creó: la provincia de Le Perche, en Normandía. Sí, hoy os hablamos de otro caballo francés, al igual que hiciéramos hace unas semanas, cuando os hablamos del caballo bretón.

caballo percheron

Origen del caballo percherón

El origen del caballo percherón no está del todo claro. Sin embargo, hay algunos datos que nos ayudan, al menos, a interpretar cómo es en la actualidad esta raza. Para ello, nos tenemos que remontar hasta el siglo VIII. Ni más, ni menos.

Más concretamente hasta el año 732, cuando el caballo árabe desembarca en el territorio vecino. Es entonces cuando se empieza a utilizar para el ganado en diferentes regiones como Normandía u Orleans.

El origen del caballo percherón también parece tener un hito importante en el período de las cruzadas. Es entonces cuando se empieza a importar el caballo árabe, procedente de las tierras palestinas.

Sea cual sea su origen concreto, lo cierto es que en ambos casos, el denominador común es el caballo árabe. ¡Por cierto!, aquí podéis conocer más sobre la raza del caballo árabe.

Con el paso del tiempo, este caballo de tiro comienza a dar nuevas funcionalidades y en el siglo XIX, tras diversos cruces y  aumentos de talla, dando como resultado un caballo de una increíble envergadura.

Este caballo, como sucediera con el Bretón, fue muy utilizado en la Primera Guerra Mundial, siendo exportado a diferentes países, donde destaca los Estados Unidos.

La maquinaria agrícola casi causa su extinción

Tras la Segunda Guerra Mundial, los métodos de trabajo agrícola cambiaron en detrimento del caballo percherón, sobre tras la aparición de los tractores. Esto ha tenido consecuencias nefastas consecuencias para la raza, hasta el punto de estar al borde de la desaparición.

En este sentido, diversos grupos de granjeros, incluidos los Amish, se han encargado preservar al caballo percherón.

Características de un caballo descomunal

caballo percheron raza

El caballo percherón se caracteriza por sus increíbles dimensiones. Su alzada llega a alcanzar hasta los 1,9 metros. Más aún, su peso puede llegar a alcanzar los 1.200 kilogramos, ¡una auténtica barbaridad! Eso sí, esto sucede con los percherones grandes, también existen los caballos percherones más pequeños, cuya alzada llega a los 1,65 metros y llegan a pesar 800 kilogramos.

Esto le confiere una gran fuerza, por lo que su uso como caballo de tiro estaba más que justificado. Sin embargo, su cuerpo es bastante corto y ancho, de gran musculatura y dorso firme. Su cabeza es alargada y de perfil recto, con las orejas cortas y los ojos grandes, mientras que su patas son fuertes y solidas, lo que le ha permitido históricamente recorrer grandes distancias. En cuanto a su pelaje, por norma general el caballo percherón es de tono gris o negro.

Un carácter dócil

Como buen caballo de tiro, el caballo percherón es muy trabajador y dócil, además de ser muy inteligente.

Sin lugar a dudas, el caballo percherón es una raza que impone respeto por sus dimensiones. Un caballo que nos encanta por su carácter afable del cual esperamos que podamos seguir disfrutando en el futuro.

*Advertencia. El artículo de EquusLine.es muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares
Abrir chat